Cantar a pleno pulmón. Pisar el césped con los pies descalzos. Comer nocilla con los dedos de las manos. Hacerte gritar. Los besos de esquimal. Y los de mariposa. Reir hasta que me duela la barriga. Bailar bajo la lluvía. Saltar más alto que nadie. Tirarme a la piscina con ropa. Hacerme pasar por guiri. Ser feliz. Poner la música alta hasta que se quejen los vecinos. Viajar. Quitarte la ropa. Leer la Sombra del Viento. Que me hagas cosquillas. Subir en montañas rusas. Perderme por el bosque. Desayunar donuts de chocolate. Escuchar los susurros del viento. Coleccionar secretos. Las tardes de invierno. Subir hasta el cielo. Comerte a besos. El sonido de la lluvia. Patinar sobre el hielo.

martes, 22 de febrero de 2011

En algunas ocasiones, es necesario enseñar a las personas a reir a carcajadas.


¿Oyes eso? Es silencio, pero no un silencio cualquiera. Es silencio interrumpido por el sonido que causan sus lágrimas al recorrer todas sus mejillas y precipitarse al vacío.
Antes el silencio junto a ella no era así. Antes de que la dijeras adiós, todo sonaba mucho más melodioso a su lado. Sus palabras, sus carcajadas... recuerdo el sonido de su pestañeo feliz, y sobre todo, recuerdo el sonido de su corazón. "Bum bum" "Bum bum". Corazón joven e impaciente por darte amor.
Seguiría sonando así si no fuera por que al irte fuiste tan avaricioso de quitarla las palabras, llevarte sus carcajadas y el sonido de sus pestañeo. Y lo más importante, fuiste tan envidioso que la robaste el corazón, para que no pudiera darle amor a otro.

Eric, devuelve el corazón a Bella, por que necesito que me ame todo lo que yo la amo a ella.

Fdo: Jaime.

1 comentario:

Erika dijo...

"¿Oyes eso? Es silencio, pero no un silencio cualquiera. Es el silencio interrumpido por el sonido que causan sus lágrimas"
Me encanta tu blog, un beso :)