Cantar a pleno pulmón. Pisar el césped con los pies descalzos. Comer nocilla con los dedos de las manos. Hacerte gritar. Los besos de esquimal. Y los de mariposa. Reir hasta que me duela la barriga. Bailar bajo la lluvía. Saltar más alto que nadie. Tirarme a la piscina con ropa. Hacerme pasar por guiri. Ser feliz. Poner la música alta hasta que se quejen los vecinos. Viajar. Quitarte la ropa. Leer la Sombra del Viento. Que me hagas cosquillas. Subir en montañas rusas. Perderme por el bosque. Desayunar donuts de chocolate. Escuchar los susurros del viento. Coleccionar secretos. Las tardes de invierno. Subir hasta el cielo. Comerte a besos. El sonido de la lluvia. Patinar sobre el hielo.

jueves, 17 de marzo de 2011

El chico de la sudadera azul.

Este es un chico,pero no un chico como los demás.Persona tímida, con miedo al fracaso, no muy atrevido... No es el típico chico sin personalidad, el chico de la sudadera azul tiene personalidad, y mucha. Es lo que le llamó la atención a ella. Ella, que se considera una más, que no se siente como una chica diferente. Diferente, como él. 
 Ella es muy fácil de influenciar, aunque si está de hacer o no hacer algo hará lo que más la venga en gana, siente mal a quien siente mal o siente bien a quien siente bien.
Se conocieron por pura casualidad, fue una de las muchas casualidades de la vida. Era un día de....no recuerdo muy bien, pero, creo que fue, un viernes  de mayo, en la discoteca de moda. Una de las amigas de ella le conocía, y ella, le quería conocer. Porque había algo en él que le llamaba la atención. La típica presentación, dos besos, agregación a la red social y venga a hablar y hablar hasta que un día empezaron a coger confianza, mucha confianza. El uno al otro se contaban sus vidas y tenían conversaciones muy serias y claras. Ella cada día pensaba más en él y no se le podía sacar de la cabeza hasta que el chico de la sudadera azul también se empezó a "sincerar" con ella.
Un día de verano, quedaron para pasear y fueron a un parque alejado de la multitud y el ajetreo de la ciudad. Ella esperaba más de esa "cita" pero el nerviosismo del chico en la despedida le dijo muchas cosas de él y/o sobre él.
Ella cada día le daba más la vara a su amiga con aquel chico... Pero un 11 de Julio, ella, queriendo y a la vez sin querer, comenzó a enamorarse de otro chico, otro muy diferente al chico de la sudadera azul.
Esa relación no duró mucho, cosa de un mes escaso, ella decide dejarlo porque siente que estaba jugando con sus sentimientos. Lo dejan y ella se centra más en el chico de la sudadera azul.
Llegan las fiestas del pueblo y ella vuelve a cometer errores con otro chico, pero eso no quiere decir que no siguiera pensando en el chico de la sudadera azul. Las fiesta estaban en su último día y el chico de la sudadera azul se acerca a bailar con ella. Y ella le rechaza. ¿Por qué? Eso es algo que solo ella sabe.
Finaliza el verano y comienza el frío invierno y el chico de la famosa sudadera azul se va un fin de semana a Barcelona. Ella solo piensa en él y decide mandarle un pequeño mensaje. "Te echo de menos" dijo ilusionada ella. "No más que yo a ti" respondió el chico de la sudadera azul.

Día de Navidad, ella estaba muy feliz por la noche de fiesta que iban a pasar. Esa misma tarde habla con él, y él la quiere ver si o si. Una vez en la discoteca en la que se conocieron vuelven a coincidir, a charlar, a bailar... Sus ojos se encuentran y con tan solo una mirada se dicen el uno al otro que es mejor salir de aquel lugar tan ruidoso. Y para no defraudar a sus ojos, salen a dar una vuelta.
Era una noche de frío invierno, pero eso no importaba. Se tenían el uno al otro. Dos jóvenes enamorados... ¿enamorados? Bueno, dos jóvenes ilusionados abrazándose y besándose como si les fuera la vida en ello. Se quieren, se quieren mucho, y no hace falta ser muy listo para verlo. "Tengo frío" dice ella, "no pasa nada, yo te abrazo más fuerte si hace falta" responde él. Y allí terminan su noche, acurrucados en un oscuro portal junto a la ruidosa discoteca, con los Black Eyed Peas de fondo (mezclados con el latido de sus corazones)

Esa noche, ella durmió mejor que nunca pero se levantó con muchas dudas. Dudas que decide resolver con el chico de la sudadera azul. Y él solo responde: "Si vuelve a pasar lo de la otra noche nos alegraremos,si no pasa no nos molestará porque nada estaba planeado".

3 comentarios:

Erika dijo...

guau! es impresionante, :)
un beso desde http://eldeseodenuncajamas.blogspot.com/

Mary dijo...

es genial :)

Ana Alabort dijo...

Tu blog es genial, fabuloso, me encanta! *_*
pasate por el mio
http://queremoslavidamasvida.blogspot.com/