Cantar a pleno pulmón. Pisar el césped con los pies descalzos. Comer nocilla con los dedos de las manos. Hacerte gritar. Los besos de esquimal. Y los de mariposa. Reir hasta que me duela la barriga. Bailar bajo la lluvía. Saltar más alto que nadie. Tirarme a la piscina con ropa. Hacerme pasar por guiri. Ser feliz. Poner la música alta hasta que se quejen los vecinos. Viajar. Quitarte la ropa. Leer la Sombra del Viento. Que me hagas cosquillas. Subir en montañas rusas. Perderme por el bosque. Desayunar donuts de chocolate. Escuchar los susurros del viento. Coleccionar secretos. Las tardes de invierno. Subir hasta el cielo. Comerte a besos. El sonido de la lluvia. Patinar sobre el hielo.

lunes, 28 de marzo de 2011

Verdades como puños de una mentirosa compulsiva.

Hoy mientras leía las estupideces que cometió Rudy Steiner en "La ladrona de Libros" me he dado cuenta de que todo el mundo comete al menos tres estupideces en su vida.

Incluso ella cometió tres estupideces en su vida.
La primera fue enamorarse.
La segunda dejar de comer por él, por su amor. Al dejar de comer, perdió el brillo de sus ojos verdes esmeralda y al no tener brillo en sus ojos ella cometió
Su tercera estupidez: no volver a sonreír.
Lo que ella no sabía es que él se había enamorado de su preciosa sonrisa, así que cuando ella dejó de sonreír, él se fue.

1 comentario:

Erika dijo...

me encanta!
un beso desde http://eldeseodenuncajamas.blogspot.com/ pasate por mi blog :)